os kiero:)

os kiero:)
besos para to@s

miércoles, 14 de diciembre de 2011

letra de canciones para paula

video
GRITA QUE ME QUIERES
TENGO DOS AMORES A LA VEZ.
UN CIBERFLECHAZO EN INTERNET.
TENGO UNA NOVELA
CON LA LUNA LLENA.
TENGO UNA ECUACIÓN QUE RESOLVER,
UNA ROSA ROJA Y UN CAFÉ.
Y MI VIDA VUELA
COMO UNA SUPERNENA.
MARZO JUEGA A SER INFIEL,
NO TE OLVIDARÉ,
NO ME DEJARÉ,
UN AMOR TRAS LA PARED...
GRITA QUE ME QUIERES.
GRITA QUE ME AMAS.
TODO EL MUNDO ESCUCHA
CANCIONES PARA PAULA.
GRITAME POR SIEMPRE
A LOS PIES DE MI VENTANA,
TODO EL MUNDO ESCUCHA
CANCIONES PARA PAULA.
TENGO A MIS AMIGAS JUNTO A MÍ
Y CIEN ESCALONES QUE SUBIR.
Y AL LLEGAR ARRIBA
¡ME TIEMBLA LA VIDA!.
TENGO MIEDO A LA PRIMERA VEZ.
MIEDO A HACERTE DAÑO SIN QUERER.
TENGO TANTAS DUDAS
QUE EL CORAZÓN SE ARRUGA.
ESCRIBIÉNDOME EN LA PIEL,
NO TE OLVIDARÉ,
NO ME DEJARÉ
OTRO AMOR TRAS LA PARED...
GRITA QUE ME QUIERES...
VOY PASANDO PÁGINAS POR TI,
TENGO QUE SEGUIR.
GRÍTAME QUÉ ES LO QUE TE CONFUNDE.
GRÍTAME LOS AÑOS QUE SE CUMPLEN.
GRÍTAME AMOR QUE NO SE OLVIDA.
GRÍTAME PARA TODA LA VIDA
GRÍTAME Y DIME QUE ME AMAS.
GRÍTAME SIN TI NO TENGO NADA.
GRÍTAME HASTA QUE DUELA EL ALMA.
GRÍTAME CANCIONES PARA PAULA.
GRÍTAME PARA QUE NO TE OLVIDE,
GRÍTAME PARA QUE NO TE OLVIDE,
GRÍTAME HASTA QUE DUELA EL ALMA,
GRÍTAME CANCIONES PARA PAULA.

primer capitulo de callame con un beso

primer capitulo callame con un beso

    Capitulo 1

    Una tarde de diciembre, en un lugar de Londres.
    El humo trepa hasta el techo de la habitación. Forma una nube grisácea que ella
contempla ensimismada. Y eso que allí no se puede fumar. Paula coge el cigarrillo
por el filtro y lo termina de apagar. Tose una, dos veces. Desde que lo dejó, odia
el tabaco. Sin embargo, su compañera está completamente enganchada. Y más en
época de exámenes. Aun así, Valentina no es mala chica.
    Abre la ventana para que el cuarto se ventile, pero enseguida la vuelve a cerrar:
hace frío. Demasiado. En aquel país, el invierno se hace notar con creces, a pesar de
que todavía están en el final del otoño. Qué pocas veces ha visto el sol desde que llegó
en septiembre. Quizá es lo que más echa de menos. Exceptuándolo a él, claro. Porque
no tiene punto de comparación lo que Paula echa de menos el sol con lo que extraña
a Álex.
    Mira el reloj. ¿Estará ya conectado? Puede ser, casi son las cinco. Corre hasta el
otro lado de la habitación donde está su portátil encima de la mesa. Lo saca de su
funda y se lanza con él sobre la cama. Lo enciende y espera a que se cargue. ¡Qué lenti-
tud! Da golpecitos con los dedos en el colchón con impaciencia. ¡Ya está! El Windows
Vista por fin arranca. Rápidamente, abre el MSN con la esperanza de ver su nick entre
los conectados.
    Un cosquilleo le recorre todo el cuerpo. Y sonríe: Álex está allí. Sin embargo, su
sonrisa va acompañada con un intenso calor en los ojos. Le pican. Se esfuerza por
retener las lágrimas; no quiere que la vea llorar.
                                                                                         2
      Prácticamente coinciden en su primer mensaje. Escriben y se saludan al mismo
  tiempo.
      —¡Hola, cariño!
      —¡Hola, pequeña!
      Llega una invitación por parte de él para iniciar una videollamada. Ella se peina
  un poco con las manos, se coloca los auriculares y acepta. La cam de Paula se enciende
  primero. Se ve a sí misma y sonríe todo lo que puede. No están mal las mechitas rubias
  que se ha puesto en su pelo castaño. En el último año, no daba con el color adecuado.
  En cambio, este marrón clarito con reflejos dorados le gusta. Ahora solo falta que su
  cabello crezca algo más. Por los hombros está bien, pero lo quiere un poco más largo.
      —¿Me ves? —pregunta la chica, sentándose sobre sus piernas y mirando fijamente
  a la cámara.
      —Sí. ¡Estás preciosa!
      Su voz llega a la vez que su imagen. Siente un escalofrío.
      Álex está guapísimo. Se ha dejado una barbita de dos días que le hace más inte-
  resante aún. Da la impresión de que sus ojos brillan cuando habla y su sonrisa sigue
  siendo la más maravillosa que ha visto en su vida. «El chico de la sonrisa perfecta».
      —No estoy preciosa. Ni me he peinado.
      —¿No? Pues parece que vengas de la peluquería.
      —¡Qué va! Si me he pasado el día estudiando.
      Álex arquea una ceja. Frunce el ceño y pregunta:
      —¿Seguro que solo has estudiado?
      —Seguro —responde Paula con decisión. Pero, al instante, resopla y sonríe triste-
  mente—. Vale, me has pillado. No he estudiado nada. ¡Es que no consigo concentrar-
  me!
      —¿Lo has intentado?
3
     —Claro. Muchas veces. Hoy no he ido ni a clase para quedarme en la habitación
estudiando.
     El escritor hace una mueca con los labios y piensa.
     —La semana que viene es cuando tienes los exámenes, ¿verdad?
     —Sí. Pero no consigo concentrarme.
     —¿Es por el inglés?
     —No. Más o menos lo comprendo todo.
     —¿Por los profesores?
     —No.
     —¿Tiene algo que ver con Valen?
     —¡Qué va!
     —Entonces, ¿no sabes por qué es?
     Paula duda un instante, mira hacia otro lado y desvela el motivo de su desconcen-
tración.
     —Es por ti, tonto —señala la chica, temblorosa, tapándose la boca con la mano—.
Te echo de menos.
     Ahora sí que no puede reprimir las lágrimas. Pero no va a dejar que él la vea llo-
rar. Deja a un lado el portátil para salirse del plano, y se cubre la cara con las manos,
desconsolada.
     —¿Paula? ¿Estás bien? —pregunta Álex, que contempla a través de la cam una de las
paredes de la habitación de su novia.
     La pequeña cámara está enfocando una foto enmarcada de los dos. Se la hicieron
justo antes de que ella viajara a Londres, la ciudad en la que Paula pasaría el próximo
curso. Salen besándose. Queriéndose. Fue el último día que pasaron juntos en las
postrimerías del verano. Ya en ese momento, ambos sabían lo difícil que resultarían
los meses siguientes.
     —Estoy bien —susurra.
                                                                                          4
      —No lo estás.
      —Sí, sí que lo estoy. ¿Ves?
      La cam enfoca de nuevo el rostro de la chica, que vuelve a sonreír. Sus ojos están
  rojos e hinchados. Y el rímel se ha corrido por sus mejillas. Se da cuenta y se limpia
  con el puño del jersey. Respira y esboza la mejor de sus sonrisas.
      —Claro que lo veo. Veo que te encuentras mal.
      —No es verdad. Estoy perfectamente. Ha sido solo un momento de bajón. No te
  preocupes.
      —¿Solo ha sido un bajón?
      —Sí. Solo eso.
      Miente. Son ya más de tres meses sin estar con él. Sin un solo beso. Ni una caricia.
  Sin respirar a su lado ni sentirlo cerca. Sospechaba lo complicadas que eran las rela-
  ciones a distancia, pero no imaginaba que fuera tan duro. Sin embargo, aquello no
  era todo. Había más, mucho más, detrás de la tristeza de Paula.
      Hace un año y un mes, una tarde de noviembre en un lugar de la ciudad.
      ¡No se ha presentado!
      ¿Ha sido cruel? Un poco, tal vez. Bueno, para qué engañarse: ha sido muy cruel.
  Pero es que al verlo... no le ha gustado nada. ¿Cómo un chico de diecinueve años
  puede tener esas entradas? ¡Eso no lo mencionó en el chat!
      ¡Dichosas citas a ciegas! ¡Nunca más quedará con alguien que haya conocido por
  Internet! Si es que... ya le vale. No aprenderá nunca.
      Paula se abrocha el botón de arriba de su abrigo y camina deprisa por la calle
  intentando alejarse lo antes posible de aquel lugar.
      Pobre chico. Quizá debería volver a la cafetería en la que habían quedado. No, no
  puede hacerlo. Sería perder el tiempo. ¡Y está cansada de eso!
5
    ¿Con cuántos tíos ha estado últimamente? Repasa mentalmente. Uno, dos, tres,
cuatro..., cinco. Sí, ¡cinco! ¡Qué desastre! ¿Desde cuándo es ella así? Desde que Alan
regresó a Francia y desde que cortó cualquier contacto con Ángel. Aquella conver-
sación que mantuvieron por teléfono a finales de junio fue lo último que supo del
periodista. Prácticamente, ni se acuerda de él. Es más: tiene la impresión de que su
relación ocurrió hace siglos. Solo han transcurrido ocho meses. No es tanto. ¿O sí?
    Pasa por delante de un escaparate y se mira a sí misma. Ha engordado un poco,
¿no? Sí, está claro que pesa cuatro o cinco kilitos más desde que terminó el verano.
Pero sigue estando muy bien. O eso es lo que todos los tíos le dicen. Además, de rubia
liga más. Aunque ya se ha cansado de ese color de pelo: pronto volverá a cambiárselo.
¿Morena, morena...?
    Uff. No deja de pensar en el chico de las entradas. Se estará preguntando dónde se
ha metido. Le da lástima. Será como sea, pero continúa teniendo corazón. Un poco,
al menos.
    Con tanta tensión le han entrado ganas de fumar. Nerviosa, saca un paquete de
tabaco del bolso. Coge un cigarro y lo enciende. Una calada; otra. Expulsa el humo
con vehemencia y se vuelve a mirar en el escaparate. Es una librería. ¿Cuánto hace que
no lee un libro? No lo recuerda. ¿Desde marzo...?
    Hay bastante revuelo en aquel sitio. No deja de entrar gente. Siente curiosidad.
Una madre con su hija son las siguientes en pasar a la tienda. La jovencita lleva un
libro bajo el brazo. Detrás entra una treintañera y luego una pareja de novios. Des-
pués, otra adolescente. Todos con el mismo ejemplar, del que no sabe el título. Qué
extraño. ¿Estará dentro el autor de ese libro?
    —Hola, perdona —le dice a la adolescente, antes de que esta entre en la librería—.
¿Qué es lo que pasa aquí?
    La jovencita la mira un poco desconcertada: ¡no se puede creer que no lo sepa! Se
echa el pelo hacia un lado y contesta.
                                                                                       6
      —Una firma de libros.
      —¿Sí? ¿De quién?
      —De Alejandro Oyola.
      ¿Alejandro Oyola? Ese es...
      —¡Álex! —exclama Paula, totalmente fuera de sí—. ¡Qué tío! ¡Lo ha conseguido!
      La chica la observa confusa. No entiende a qué se refiere. Se encoge de hombros
  y entra en la tienda.
      Es increíble: ¡Álex ha publicado Tras la pared! Está nerviosa. Los recuerdos
  empiezan a amontonársele. Le viene a la cabeza aquel juego de los cuadernillos, en
  el que ella misma colaboró. Los dos estuvieron un día escondiendo los primeros
  capítulos del libro por toda la ciudad en sitios divertidos, curiosos. Llamando a la
  puerta del destino. Nunca había conocido a nadie con tanta imaginación y con
  una idea tan romántica. Le gustó mucho. Demasiado, quizá. Y ahora sus caminos
  vuelven a cruzarse. Pero es que... ¡menuda sorpresa! No sabe qué hacer. ¿Entra y
  lo saluda?
      Ha pasado mucho tiempo desde la última vez que hablaron. Quizá ni sepa quién
  es. Su vida seguro que habrá cambiado por completo. ¡Tiene un libro publicado! ¡Y
  hasta le han organizado una firma!
      ¿Qué hace? Una nueva pareja entra en la librería. Paula por fin se decide, apaga el
  cigarro y camina detrás de ellos hacia el interior del establecimiento. Respira hondo y
  traga saliva. ¡Qué emoción! ¡Quién le iba a decir a ella que su cita a ciegas finalizaría
  de esa manera...! ¡Va a volver a ver a Álex!
7
       

lunes, 12 de diciembre de 2011

las mejores dedicatorias xd...

AQUEL QUE PUEDE REÍR AÚN TENIENDO RAZONES PARA LLORAR,NUNCA PERDERÁ LAS GANAS DE VIVIR.:)

CADA VEZ QUE SIENTAS QUE ALGUIEN PONE PIEDRAS EN TU CAMINO...INTENTA CONSTRUIR ALGO BONITO...XD

LA AMISTAD ES COMO UN ÁRBOL,LO IMPORTANTE NO ES SU ALTURA,SI NO QUE SUS RAÍCES SEAN ESTABLES...;)

SERÍA BONITO SER UNA GOTA DE AGUA,O UN GRANO DE ARENA PARA ESTAR CERCA DEL MAR,PERO PARA MÍ LO MÁS IMPORTANTE ES TENERTE COMO UNA AMIGA DE VERDAD...;)

EL AMOR ES ALGO DIFÍCIL DE EXPLICAR,FÁCIL DE SENTIR E IMPOSIBLE DE OLVIDAR...(L)...

AUNQUE TE VAYAS DE AQUÍ SIEMPRE ESTARÁS EN MI MENTE.NUNCA SERÁS MI PASADO,SIEMPRE SERÁS MI PRESENTE...:);)   

jueves, 8 de diciembre de 2011

hola chicas...

hola!!hoy es fiesta así que no hay clase,quería comentaros algunas propuestas para un look perfecto de viernes tarde....que paseis un buen día...:)aqui os dejo dos zapatos de marypaz en marrón cuero,uno plano y el otro con plataforma...

botín de cuero con borreguillo y cordones,y cuña de 7 cm:(marypaz):33,95
bota mediana marrón cuero cordones plana(marypaz):25,95

más zapatos  en www.marypaz.com 

jueves, 1 de diciembre de 2011

de shopping.....

hola chicas!!!!!!!!!!!!!!!1os cuento:este finde me fui de shopping y me copmpre varias cosillas:
1:chaqueta cuero azul(lefties,)
2:jersey azul(lefties,)

3:bolso fucsia(lefties,)

4:camiseta caballo roja(in side)

5:botines marrón piel(carrefour)

6:auriculares leopardo(blanco)
chao wapas:)os kerrooo...!!!!!!!!!!!11

nuevos accesorios en blanco

hola¡¡,desde el dia 1 de dicimbre hasta el dia 3,en blanco,(tambien online)puedes llevarte la segunda unidad ala mitad...y tambien lo puedes hacer por internet,y te lo traeran a tu blanco mas cercno.A qui os dejo unas fundas chulisimas para la blackberry,y nuevos auriculares con piedrecitas...Si quieres saber mas y te interesa teclea:
http://www.blanco.com/ chao,wapas:)